Quito y la literatura de Xavier Frías

Escribir es su pasión, lo hace desde muy pequeño. La razón: la lengua es su esencia. Xavier Frías Conde es un lingüista que entendió el amor por los idiomas desde que era niño y hoy habla más de 10.

Frías nació en Béjar, Galicia, en 1965. Su gusto por la literatura lo llevaría a recorrer el mundo y Quito fue una de las tantas paradas en su travesía por contar historias. Aunque su encuentro con la ciudad fue hace menos de un año, el impacto que dejó en él fue indescriptible y memorable.

Su libro más reciente, ‘Killapura’ es una oda a la urbe. Lo escribió en un mes apenas, la mitad aquí y la mitad en España, en donde vive. “Quito tiene algo que me encanta, que me atrapa”, confiesa Frías, aunque no sabe explicar qué es. Para él, la ciudad tiene ‘saudade’, una palabra portuguesa, que significa “nostalgia empapada de tristeza”, explica el escritor. Esta sensación es lo que lo mueve al punto de la poesía.

Este es uno de los géneros que más le gusta, porque surge de las emociones. Ha escrito decenas de libros de poesía para niños y para adultos, aunque él cree que todos llevamos por dentro un niño, que es lo que nos mantiene vivos.

‘Killapura’ es el primero de cuatro libros, que recuerdan a las fases de la Luna: nueva, llena, menguante y creciente. ¿Por qué a la Luna? porque es una figura femenina, responde de inmediato. “Toda mi poesía es de amor y desamor”, relata. Y casi siempre la musa ha sido una mujer, conocida o imaginaria, para él lo importante es conmover y transmitir sus sensaciones. “Para contar una historia escribo microficciones, para expresar las emociones, hago poesía”, comenta.

Frías procura no mezclar su vida con sus textos, pero resulta imposible pensar que en cada palabra que escribe no se revela parte de su alma, de su corazón… Su historia y su vida han pasado por las páginas de las decenas de libros que ha escrito. Cuentos, novelas, microrrelatos, poesía, teatro… Frías camina por donde le lleve el camino de su creatividad, de su imaginación.

“Yo escribo poesía únicamente cuando estoy muy triste o muy emocionado. Puede ser que escriba en poco tiempo un libro, pero también hay momentos en los que no puedo hacer nada y pasan meses”, dice con una honestidad increíble.

Su sencillez es única y, lejos del estereotipo del poeta, él cree que la poesía está muy distante de ser para la élites. “Tiene su público, como todo, pero ahora hay cada vez un mayor acceso a leer poesía. “San Google’ lo tiene todo”, ríe.

Y es que la tecnología es su mayor aliada. Ya no escribe con libreta y esfero. ¿Y si llega el momento de inspiración sin que tenga a la mano una computadora? “Lo guardo en mi mente, pero a veces lo pierdo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s